2/7/14

Qué es, si no es.

Qué es al fin y al cabo enloquecer, si nada de lo que nos rodea tiene su base sólida en este mundo.
 La base para nada base y completamente amorfa es la psiquis abstracta de todos los que nos ponemos de acuerdo en darle existencia a algo. A un sistema.
Y que es enloquecer al fin y al cabo, si nada de lo que vemos o creemos que vemos no es nada mas que una ilusión cuasi-óptica cuasi-utópica de una forma de vida que queremos que sea correcta.

Qué es amar si no es enloquecer de placeres y obsesiones que generan el cariño que promulga el desenfreno de todas las barreras inservibles que quieras poner.
Qué es amar si no es dejarse llevar por esos incendios que devastan la razón para ahogarte en la densidad de la necesidad mutua de la piel y los besos que acarician y humedecen

¿Qué es amar si no es enloquecer definitivamente de sensaciones turbulentas?

Y placenteras.

Y es que me vuelve loca de amor, me enloquece de sentires, me enloquece con sus ojos oscuros y su belleza tan hermosa. Me enloquece me desgarra el cerebro, rasguña extirpando los dejos de razón y Super-Yo, los cálculos y verbos, funciones y fórmulas, me saca todo, me vacía la cordura, me deja el salvajismo, me deja la carne, me deja la pasión y me deja desnuda el alma. Me saca todo lo demás.
Me transforma.


Me vuelve loca. Ella me vuelve loca de amor.
De existir en la existencia que siempre estuvo esperando poder ser.


No hay comentarios:

Publicar un comentario