13/6/12

Living dead girl

Dejé de escribir. Porque me cansé de escribir siempre sobre lo mismo. Reiteradamente tengo ganas de escribir, pero luego me doy cuenta de que mis escritos siempre abarcarían temas que las personas rechazan. Otra cosa, me gusta que la gente los lea, pero las únicas situaciones sobre las que verdaderamente me interesa, me motiva y quiero escribir  son tan personales que por otro lado no me agrada el hecho de que sea muy público... Estoy frente a un dilema. ¿Escribir, o no escribir? Si bien de cierto modo escribir me ayuda a filtrar y ordenar mis pensamientos, puedo estar poniéndome a mí misma la soga al cuello.
Quiero escribir sobre cosas que están mal, porque lo que hago, mi vida, mis pensamientos y mis acciones están mal. Quiero escribir sobre actos inmorales, pensamientos impuros, deseos extraños y perversos, porque eso es lo que hay dentro mío. No me interesa plasmar en textos lo que puedo leer a diario, lo común, lo insignificante.

Quiero escribir sobre mi vida, y mi vida es un conjunto, mayoritariamente, de cosas inmorales y que están mal. No me interesa comentar lo bien que me va en la escuela, las cuestiones cotidianas de típica chica normal, hablar de mis actividades extra-escolares, hablar de mi familia, de las cosas comunes de las que habla la gente,  porque no me interesa. No me interesa.  No me interesa. No. No me interesa. No entiendo. No quiero. No me gusta. No me llama. No me interesa. No me atrae. Me interesan los aspectos negativos,  lo emocionante, lo arriesgado. Sí. Aunque quizás mas adelante cambio de opinión, soy tan inestable.

¿Debería tener un seudónimo no? Cambiar de identidad y ser libre a la hora de hablar sin tabúes.